Viaje en moto - Roadsters a las Θερμοπύλες (Termópilas)




Volver

Viaje en moto - Roadsters a las Θερμοπύλες (Termópilas)

Día 3: Dubrovnik (Croacia) - Budva (Montenegro)


Ir a la galería de fotos

Misma hora, todo el mundo afuera, todavía no se sabe cómo nos despertamos este día ya que el despertador de nuestra habitación sonó pero no nadie lo ha parado, primer expedienteX del viaje.
Monty siempre primero, siempre listo.
Desayunamos en un restaurante en la plaza de la estación de autobuses, buena forma de comenzar el día, con un buen desayuno en una terraza al rayo del sol. Cargadito, tortilla francesa con tomate, frutas, un desayuno en toda regla.
Moto y salimos rumbo a Montenegro, repostamos y en nada estábamos cruzando la frontera de Croacia (cruzar la frontera es un decir, una idea, una tentación, una declaración de intenciones, un sueño. Sólo os preparo...).
En la cola primero Monty pasa y se aparca más adelante para esperar, sigo yo más de lo mismo, sigue sube igual.
Aquí el quid de la cuestíon: le toca el turno a LyN, que tarda más de lo normal, sale un tío vestido de gris y como quien no quiere la cosa (luego de las preguntas típicas ¿de dónde viene y a dónde va?) le pregunta: -¿Tiene algo que declarar?.
LyN: -No.
Policía Aduanero: -¿Le importaría que echásemos un ojo?

Aquí hago una pausa con la gracia en el relato.
Luego de registrar absolutamente todo el equipaje de LyN y pasada una media hora que llevábamos esperando a 20 metros de la aduana, se acerca un policía a nosotros y con señas se hace entender bastante bien, nos pide amablemente que volvamos a la aduana, nos da la impresión de que algún tema pendiente tenían con nosotros. Es que somos muy agudos.
Al llegar LyN no estaba allí, se lo habían llevado a un despacho, al cabo de unos minutos sale y nos pone un poco en situación, han visto los valiums que llevaba y no les ha gustado nada, nos comenta que se lo llevarán a un juzgado en Dubrovnik, nos quedamos de piedra.
Sólo aclarar que todos estábamos en conocimiento de que llevaba esas pastillas, no vamos a cuestionar si debía llevarlas o no, lo único que os puedo decir es que si tenéis que viajar con esa medicación aseguraos de llevar la receta o autorización médica y declararla en cada país al que entréis.
Nosotros somos los siguientes a registrar, acercan una camilla a la moto de sube y todo para afuera, todo al detalle prenda por prenda, luego Monty y luego yo, me han hecho levantar hasta la tapa de la caja de fusibles.
Cuando el tío me pregunta si tengo algo que declarar y viendo que daba igual porque te lo desmontaba todo, le dije que mejor se lo enseñaba y que él decida.
Ni la más mínima gracia.
Luego de una hora allí y con todo guardado en las motos, empezamos a tener más noticias de los pasos a seguir.
sube, Monty y yo podíamos continuar el viaje, LyN estaba bajo arresto, se lo llevan a una comisaría cercana a continuar con el papeleo y de allí a Dubrovnik, lo estaría esperando una jueza para realizar un juicio rápido por portación de drogas, previo pago de una multa de 220€ lo dejarían en libertad con la condición de no regresar a Croacia durante los próximos tres meses.
Estas cosas si lo estamos contando ahora es que dentro de todo ha salido bien, pero la situación es un poco extraña, acojonados es la descripción correcta. Claro está que contarlo desde mi perspectiva es diferente ya que a mí no me llevaban a un juzgado.
En total estuvimos en la aduana unas 3 horas, hasta que deciden llevarse a LyN, en ese momento pensamos que lo mejor es que Monty y yo sigamos para Montenegro, dada la situación no sabíamos lo que pasaría al intentar cruzar la misma aduana otra vez.
sube se va a acompañar a LyN. sube en moto y LyN en el coche de la policía.
Llegan a la comisaría y al cabo de un rato salen para el juzgado, sube detrás del coche de la policía, un Mitsubishi Montero de civil. Unos minutos más tarde del coche de la policía se para y le indica a sube que se acerque.
Policía: -¿Usted quién es?
sube: -El hermano de la persona que llevan al juzgado.
Policía: -Usted no puede seguirnos, este es un vehículo oficial y no puede seguirnos.
sube: -Pero si lo estoy acompañando, es lo que quedamos antes en la aduana.
Policía: -Más de los mismo...
Al final, visto que la vía lógica no llevaba a ningún sitio, acuerdan que sube esperaría en la comisaría y cuando terminen con LyN lo traerían hasta allí... y así fue.
Se lo llevaron al juzgado, le pusieron una traductora, lo juzgaron, le cobraron la multa y lo devolvieron a la comisaría tal y como habían dicho.
sube lo lleva en su moto hasta la aduana, recogen la GS y cruzan a Montenegro.
El momento más desagradable de todo el viaje ha pasado.
Fin de la pausa.

Mientras tanto... Monty y un servidor nos encontramos en Montenegro con algo de tiempo libre, la operación "juzgado" llevaría al menos hasta las 16h.
Recorremos la Bahía de Kotor por carretera en vez de ferry como era el plan inicial, nos perdemos un rato admirando las bellezas montenegrinas, muy guapas todas ellas.
Encontramos un restaurante a pie de mar del que Monty guardaba un buen recuerdo, encargamos pescado y un par de cervezas. Hacía calor y no sabíamos cuándo tendríamos otra oportunidad de darnos un chapuzón en el mar así que... ¡al agua!
Nos ponen el pescado en la mesa, la imagen prometía grandes placeres para el paladar, pero dejémoslo en lo que prometía, porque la verdad estaba malísimo y Monty volvió a recordar aquello de no volver a los sitios que... y también de aquello de que el ser humano tropieza dos veces con la misma piedra.
sube nos mantiene al tanto de la situación en Croacia, de paso nos comenta que él tambien llevaba valiums, pero en un bolsillo del traje de romano... ¡menos mal que no nos despelotaron en la aduana! Para cuando nos llama ya los había tirado.
Vaya con los hermanos, de haber dicho algo los hubiésemos vendido en Dubrovnik (a los valiums) y nos sacábamos una cena por la cara al menos.
Calculamos la hora y nos vamos a esperar la llegada del ferry, un bar agradable, un café para pasar el rato y unas camareras simpáticas que tenían ganas de reirse un rato.
Llegan los Blues Brothers, sin bajarse de la moto nos dicen: -¿vamos?
Los invitamos a relajarse un rato, hacer una pausa para hablar y replantear lo que queda del día parecía lo más sensato. Nos abrazamos, cortamos con lo pasado y pensamos en lo que sigue.
Dada la hora decidimos dormir en Budva (Montenegro) a pocos kilómetros de la Bahía de Kotor. Cuando nos disponíamos a salir vemos que un trasto se acerca a nosotros, el trasto se llama Darko y monta una Harley que de Harley llevaría los cilindros.
Un pedazo de moto totalmente reformada, bastante llamativa y sobre todo lo que llamaba la atención es que alguien la llevase, no tenía suspensión y el asiento... ¿asiento?, trozo de piel era decorativo.
La corona dentada de la cadena, si cadena, era también el disco de freno trasero, no sé que también era decorativo ya que estsba engrasado, pero aún así, cómo no, me hice una foto con la bestia.
No sé como empezamos a hablar del viaje, le comentamos que vamos a dormir a Budva, resulta que el tío es de Budva y nos recomienda un sitio para dormir, ya de paso también le pedimos consejo para cenar.
En Montenegro está lleno de carteles que ponen Sobe (no sube), no son hoteles, son habitaciones y allí fuimos a parar, un amigo de Darko que se montó un sitio de sobe, bastante sugerente la palabra.
Las habitaciones muy dignas (como las de Pili), para ser la primera noche que buscábamos algo por nuestra cuenta no estaba mal, 80€ los cuatro en habitaciones separadas.
La gente en Montenegro ha sido muy amable y correcta, nos han aconsejado hasta para coger el taxi para ir a cenar y estuvieron pendientes de nosotros en todo momento.
Darko es socio del club Harley de Budva y nos envía a cenar al restaurante Jadran de su amigo Krsto, el presidente del club. La primera impresión cuando intenté saludar a Krsto fue de que le estaba tocando los OO porque de hecho estaba cenando con su familia y hablando por el móvil el pobre hombre, pero al cabo de un rato se acercó a nuestra mesa a saludarnos, nos invitó una copa a nuestra elección, nos cortamos un poco y pedimos más cerveza y al despedirnos nos regaló unos llaveros del club, sea lo que sea, el trato fue muy agradable.
Durante la cena pasa Darko también a saludarnos, nos comenta que más tarde estará en el bar de un amigo en el casco antiguo, pero no lo encontramos, así que nos tomamos por fin los primeros plintonics de la travesía, merecidos sin duda.
Ya de madrugada... que va si estos amargos a las 12h de la noche querían ir a dormir, ummm serían la 1h de la madrugada, taxi y para el Sobe (que no sube)).

¡Todo el mundo a dormir que mañana si que tocan curvas!!!!

by ponchi, el pibe

Roadsters a las Termópilas

Bártulos y disfraces

Roadsters a las Termópilas

Desde una plaza en Dubrovnik

Roadsters a las Termópilas

Bártulos y disfraces

Roadsters a las Termópilas

Desde una plaza en Dubrovnik

Roadsters a las Termópilas

Desde una plaza en Dubrovnik

Roadsters a las Termópilas

Desde una plaza en Dubrovnik

Roadsters a las Termópilas

Salida de la ciudad

Roadsters a las Termópilas

Salida de la ciudad

Roadsters a las Termópilas

Salida de la ciudad

Roadsters a las Termópilas

Ferry en la bahía de Kotor

Roadsters a las Termópilas

Darko de Budva y su Harley a medida

Roadsters a las Termópilas

ponchi y la Harley

Roadsters a las Termópilas

Artesania pura

Roadsters a las Termópilas

Puesta de sol en Montenegro

Roadsters a las Termópilas

Motos en hotel de Budva

Roadsters a las Termópilas

Budva la nuit

Roadsters a las Termópilas

Budva la nuit

Roadsters a las Termópilas

Budva la nuit

Roadsters a las Termópilas

Budva la nuit

Roadsters a las Termópilas

Budva la nuit

Roadsters a las Termópilas

Budva la nuit

Roadsters a las Termópilas

Budva la nuit


Volver


© S&S
Visitas: