Viaje en moto - Roadsters a las Θερμοπύλες (Termópilas)




Volver

Viaje en moto - Roadsters a las Θερμοπύλες (Termópilas)

Día 9: Oris (Italia) - Menton (Francia)


Ir a la galería de fotos

Hoy sol otra vez, un regalo si vas a subir a 2700 metros luego de una noche nevando.
Desayuno en el hotel, la camarera morena maja ya no estaba, en su lugar teníamos una jovencita... maja también.
Qué buenos días pasamos, la cena de anoche estuvo genial, nos reímos mucho y pudimos dormir a gusto, cada uno en su habitación lo cual es muy positivo, Jhonny Ronquido Terremoto está incluso en otra planta, no hay peligro.
Salimos rumbo al Stelvio, los tres mosqueteros se sabían el camino de memoria pero no teníamos gasolina así que paramos a repostar y...
La tercera caída del viaje:
Podríamos decir que ha sido mi culpa, vaaaaale, ha sido mi culpa, pero como el que escribe soy yo, lo explicaré a mi manera.
Estábamos a punto de salir de la gasolinera, Monty y un servidor ya estábamos listos para salir, el dúo dinámico tenía platea preferencial para ver el espectáculo.
Monty delante ya cerca de la carretera como si fuese a poner primera para salir, yo a un costado o detrás suyo deseando correr a buscar la ilusión, listos para incorporarnos en la carretera, miro a mi izquierda sólo hay un coche que también espera para salir de la gasolinera, a ver qué hacíamos nosotros. Miro más allá, por la carretera no venía nadie.
Vuelvo a mirar a Monty delante de mí y veo que empieza a moverse despacio, miro otra vez la carretera y veo que no viene nadie, ahora empiezo a soltar el embrague para salir mientras vigilo que no venga nadie y que el coche que espera sigue en su lugar, la moto se mueve despacio pero no avanza... no avanza... miro hacia delante Monty seguí allí... pero en vez de estar encima de la moto está más bien bajándose con estilo de ella.
Básicamente lo empujé con el guardabarros de la moto contra su maleta, solté el embrague tan despacio que lo fui empujando poco a poco hasta que lo tiré al suelo, para mí ya habría salido dado que había empezado a moverse antes, él solo se estaba apartando para darle lugar al otro vehículo para que se incorpore a la carretera.
Vale, avancé sin mirar unos centímetros y me llevé puesto a Monty, un momento del que luego nos reímos pero no fue muy agradable que digamos, a nadie le hace gracia tirar al suelo a un amigo ni viceversa.
Aunque ahora dos meses después, ¡un poquito de gracia si que me hace! ¡Con cariño Monty!
Punto.

Stelvio, un conjunto de paellas interminable. Un hartón de pasar de segunda a primera en pocos metros una y otra vez hasta la cima, una imagen que nunca había visto y evidentemente no volveré a ver por primera vez, la posibilidad de subir 1800 metros en 24km hasta los 2758 metros de la cima, no haces más que mirar hacia arriba en cada paella y venga, una más y otra... realmente es único. Sientes como la moto se va ahogando con la altura, el cambio de oxígeno en el ambiente.
¿Quién quiere hacer esto de noche nevando cuando se puede hacer de día con sol?!!!
Llegamos, nos juntamos e hicimos la foto de rigor, la prueba. Estábamos muy contentos.
Compramos un poco de merchandising y para abajo.
La bajada de la otra cara del Stelvio también espectacular, el asfalto estaba nuevo, con muchas menos paellas y ya empezamos a ver más moteros, suponemos que es la hora temprana lo que hace que nos cruzásemos con tan poca gente.

Ahora tocaba el Paso di Gavia, habíamos hablado con rioja, nos dijo que si subíamos al Stelvio no dejemos de hacer el Gavia, que es precioso y así lo hicimos.
Pasamos por un par de pueblos y comenzamos el ascenso al Gavia, espectacular, las vistas de estos sitios son impresionantes, más paellas, más curvas, cada vez más alto.
Efectivamente es un sitio que como motero todos deberíamos disfrutar, te guste o no es diferente a cualquier otra cosa que hayas hecho, son los Alpes, sus puertos... tiene otra cosa, tiene esa sensación de estar viviendo algo totalmente diferente, algo que será muy difícil de repetir.
Este es el momento del aviso, llevaba un rato detrás de sube, le estábamos apretando un poco al puño para subir más ligeros y algo no me olía bien, me fijo bien y veo que la moto de sube estaba fumando un poco.
Aprovecho una parada de descanso para comentarlo pero del otro lado había risas, insistí en que no lo decía en broma pero nada... la falta de oxígeno nos estaba afectando a todos.... mañana si que nos reiremos...
Puse la cámara nuevamente en la moto, está vez hice un vídeo sin perderla por el camino, la misma cámara magullada de hace unos días resistía y volvía para sobrevivir, está vez los cálculos no fallaron. De aquí, luego de todos estos días de historias, de carreteras, de bosques y países visitados, ¿Qué más os voy a contar?
¡Va que me queda un día entero!
Bajamos del Gavia por una carretera estrechísima, cabe un coche y una moto pero con mucho cariño.
El sol sigue con nosotros por suerte. Llegamos abajo y nos paramos a respirar un poco el aire y la paz del ambiente, no se oía ni una mosca.
Preparándonos para partir, se acercan en dirección a la carretera estrecha, dirección al Gavia, dos japos haciendo un ruido tremendo, pensamos... ¿a dónde van tan rápido si en esta carretera no se puede correr?... ya empezaba a verse tráfico y la cosa se complica, ni hablar de las paellas en primera marcha.
Nada, que durante un rato fuimos escuchando el ruido ensordecedor de las japos subiendo las paellas en primera estirando la marcha y bajando una y otra vez de lado a lado de la subida, ¡no sabíamos por el ruido si en alguna paella saldrían volando!
Pasada una etapa del viaje que nos representa el cierre de una semana increíble. Partimos ya rumbo directo a casa.

Pensamos que sería entretenido hacer unos kilómetros más de carretera por Italia antes de sumergirnos en la eterna autopista pero fue un pensamiento un poco utópico dado que pensar en llegar a casa de una pieza un domingo por carreteras italianas no es un objetivo muy realista.
Volvimos a tener la sensación de que los carteles del límite de velocidad estaban mal puestos o nuestros velocímetros no iban del todo bien ya que intentamos ir a ritmo sin pasarnos y casi nos atropellan un par de veces.
Luego de cabrearnos con algún paisano mío y poner en peligro la misión, decidimos muy a nuestro pesar que finalmente la autopista era el camino sensato si queríamos regresar a nuestros hogares.
Autopista una vez más, cruzamos a Francia y a pocos kilómetros de la frontera nos paramos en un pueblo llamado Menton.
Buscamos hotel y en una hora ya estábamos a punto para salir a cenar. Golpe duro con la realidad, hotel caro y medio cutre, pero sin fauna local por suerte.
La cena en un marroquí, cenamos de muerte, estaba todo muy bueno, vinito y ya ni plintonics, sube hizo un llamamiento a la copa de despedida pero el cansancio estaba pesando más de lo normal en nosotros, nos vamos a dormir.
Y así, sin pena y con gloria nos ponemos en la última noche del viaje, cerca de la frontera de Italia y muy cerca de casa, me toca ponerme tapones en los oídos esta noche, ¡no pasa nada mañana me esperan mis aposentos!

Ahí se queda eso, ¿lunes?

by ponchi, el pibe

Roadsters a las Termópilas

Se levanta el día en Oris

Roadsters a las Termópilas

R1150R en Oris

Roadsters a las Termópilas

Objetivo Stelvio

Roadsters a las Termópilas

Passo dello Stelvio

Roadsters a las Termópilas

Passo dello Stelvio

Roadsters a las Termópilas

Passo dello Stelvio

Roadsters a las Termópilas

Passo dello Stelvio

Roadsters a las Termópilas

Passo dello Stelvio

Roadsters a las Termópilas

Bormio en el Stelvio

Roadsters a las Termópilas

R850R en el Stelvio

Roadsters a las Termópilas

Panorámica en la bajada del Stelvio

Roadsters a las Termópilas

ponchi y LyN bajando el Stelvio

Roadsters a las Termópilas

montaRaz y buenas vistas

Roadsters a las Termópilas

Dejando el Stelvio

Roadsters a las Termópilas

Pueblos camino del Gavia

Roadsters a las Termópilas

Pueblos camino del Gavia

Roadsters a las Termópilas

R1150R en el Passo di Gavia

Roadsters a las Termópilas

R1150R en el Passo di Gavia

Roadsters a las Termópilas

LyN y montaRaz en el Gavia

Roadsters a las Termópilas

LyN y montaRaz en el Gavia

Roadsters a las Termópilas

Panorámica del Passo di Gavia

Roadsters a las Termópilas

R1200GS en el Gavia

Roadsters a las Termópilas

R850R y R1200GS en el Gavia

Roadsters a las Termópilas

ponchi y montaRaz en el Gavia

Roadsters a las Termópilas

LyN, ponchi y montaRaz en el Gavia

Roadsters a las Termópilas

Passo di Gavia

Roadsters a las Termópilas

Passo di Gavia

Roadsters a las Termópilas

montaRaz en el Passo di Gavia

Roadsters a las Termópilas

montaRaz bajando el Gavia

Roadsters a las Termópilas

Bajada del Gavia

Roadsters a las Termópilas

Bajada del Gavia

Roadsters a las Termópilas

Zona estrecha bajando el Gavia

Roadsters a las Termópilas

Zona estrecha bajando el Gavia

Roadsters a las Termópilas

Zona estrecha bajando el Gavia

Roadsters a las Termópilas

Zona estrecha bajando el Gavia

Roadsters a las Termópilas

Zona estrecha bajando el Gavia

Roadsters a las Termópilas

Curva cerrada bajando el Gavia

Roadsters a las Termópilas

Zona estrecha bajando el Gavia

Roadsters a las Termópilas

Zona estrecha bajando el Gavia

Roadsters a las Termópilas

Menton desde el hotel

Roadsters a las Termópilas

Detalles restaurante marroquí en Menton

Roadsters a las Termópilas

Detalles restaurante marroquí en Menton

Roadsters a las Termópilas

Detalles restaurante marroquí en Menton


Volver


© S&S
Visitas: